04 octubre 2008

VIVIR

¡Qué escasos son los momentos en que vivimos realmente, y estamos vivos, y conscientes, y somos dueños de nosotros mismos!

Si tenemos suerte, algunos segundos cada varios días.
Si tenemos mucha suerte; y nos lo trabajamos mucho, algunas horas al cabo de la vida.

Ayer, una amiga compartió conmigo unos minutos.

¡Qué suerte!

¡Qué gran regalo!

1 comentario:

Memento Mori dijo...

Que cierto. Yo por mi parte intento vivir todo el día, agotar los segundos y exprimir cada momento (al fin y al cabo cada minuto es irrepetible aunque a veces se nos olvide). Sin embargo los minutos compartidos son vida doble, estoy contigo en que es una suerte y un regalo poder compartirlos.

Me ha gustado tu blog.