31 enero 2007

Esforzarse por vivir

.
Platón, 81 años
Sócrates, 71 años
Aristóteles, 62 años
HOMERO:
(no se sabe, pero los estudiosos calculan que entre la Iliada y la Odisea pasaron unos 50 años)
HOMERO, 70 años mínimo
Pericles, 66 años
Parménides, 70 años
Heráclito, 60 años
Pitágoras, 75 años
Aristófanes, 60 años
Jenofonte, 77 años
Sófocles, 89 años
Heródoto, 60 años
Tucídides, 64 años
Esquilo, 69 años
Eurípides, 79 años
Protágoras, 74 años
Gorgias, 105 años
Isócrates, 98 años
Empédocles, 60 años
Anáximenes, 61 años
Anaximandro, 65 años
Epicuro, 71 años
Antístenes, 79 años
Diógenes (El Can) 89 años
Todos son griegos conocidos de los siglos IV, V y VI antes de cristo, menos Homero que puede ser del siglo VIII o IX aC
tomados al azar del wikipedia y saltando de uno a otro.

Vale, ¿a qué viene esto?

Si no me he equivocado al hacer los cálculos, estos 24 personajes suman la friolera de 1755 años lo que da de media 73'1 años de esperanza de vida.
Observaréis que el 10 % (Gorgias e Isócrates) rozan los 100 años. mientras que otro 10 % (Sófocles y Diógenes) rozan los 90 años.

Desde luego que la esperanza media de vida ha aumentado mucho en estos 2500 años, pero la edad a la que se muere la gente sigue siendo la misma. No creo que haya mucho mas de un 10 % que llegue a los 100 años en nuestros días.
Es posible que los que llegan a las más avanzadas edades lleguen en condiciones poco envidiables, y no en el estado de salud en que es casi seguro que llegaron nuestros 4 héroes.


Hanna arendt, 69 años
Karl Jaspers, 86 años
Martin Heidegger, 87 años
Paul Ricoeur, 92 años
Hans-Georg Gadamer, 102 años
Jean Paul Sartre, 75 años
Soren Kierkegaard, 42 años
Friedrich Nietzsche, 56 años
Jacques Derrida, 74 años
Walter Benjamin, 48 años
Theodor Adorno, 66 años
Max Horkheimer, 78 años
Max Weber, 56 años
Émile Durkheim, 59 años
Henri Bergson, 81 años
William James, 68 años
F. H. Bradley, 78 años
G. W. F. Hegel, 61 años
Karl Marx, 65 años
Mijaíl Bakunin, 62 años
James Guillaume, 72 años
Piotr Koprotkin, 79 años
Thomas Henry Huxley, 70 años
Herbert Spencer, 83 años

Suman en total la también respetable cantidad de 1712 años, que da de media 71'3 años de vida media. Son todos filósofos de los siglos XIX y XX, -menos Hegel, que nació en el XVIII- y he llegado a ellos de la misma manera que llegué a los otros. Empezando con uno al azar (Hanna Arendt, pues estoy leyendo cosas suyas) y saltando de link en link siguiendo el wikipedia.


Falta, claro está, Immanuel Kant, pero vivió casi exclusivamente en el XVIII. Podemos sustituirlo por Soren Kierkegaard, alegando que su obra es mucho más importante que la del dinamarqués, y admitiendo, como con Hegel, una excepción a la regla.
Sí, con la incorporación de este gigante mental y la eliminación del guapo y apasionado crítico de Hegel ganaríamos 38 años, que pondrían la media de edad para los filósofos contemporáneos en 73. La misma que para los antiguos.




Vivir, sobrevivir, vivir una vida plena y saludable es algo que todos tenemos derecho a desear.
Pero, y quizá me equivoque, la revolución de nuestro tiempo debería ser la del espíritu, no la de las máquinas.
¿Quiero vivir 300 años?
Muy bien. Haré el esfuerzo de no morirme antes.

9 comentarios:

Doctor Krap Wisdom dijo...

Dos cosas mi querido camarada: En su lista de ilustres "personajes" le faltó el gran Guy Debord.

Y segundo, la mayoria de estas personas siempre se preocupo de sobrevivir a su tiempo...¿cuant@s de ell@s "vivieron"?

Sin mas que decir, me despido
Salu2
Dr. Krap Wisdom

Dr.Frank "Stain" dijo...

Buena observacion...claro que la esperanza de vida era baja y que ha ido subiendo siempre hemos sido las pequeñas hormiguitas las que jodiamos las estadisticas muriendo de la Peste y en guerras y en hambrunas y en epidemias...claro si las estadisticas de ricos son diferentes...

fran rubio dijo...

La revolución del espíritu ya la pones en marcha al mencionarla, no hay que subestimar el poder del pensmiento creativo.

Gen Suicida dijo...

Gracias por la dedicatoria, compañero.
Los dos estamos usando una máquina ahora mismo para comunicarnos, mente a mente, espíritu a espíritu. Bajo mi opinión, Internet es la continuación de la evolución tecnológica que desencadenará en una realidad virtual real. Dentro de unos años será posible la digitalización de nuestro ser, es decir, poder reproducir el “molde” cerebro-sináptico personal de cada humano en un espacio digital. Y allí, sin ningún tipo de perdida de conciencia ni espíritu… seremos inmortales. El que uno elija ser digital o no… ya es personal.

mademoiselle P dijo...

41 años me quedan para alcanzar el promedio de edá vivido por los filósofos... tengo que esmerarme en absorber mucha info, no es mucho tiempo pero sí es mucha vida..
La revolución del espíritu es ciertamente el tiempo que se debería venir, es la consecuencia natural del pensamiento acerca de la vida: aspirar a extraer de ella la esencia del existir, la naturaleza intangible e inmaterial de la permanencia, la prolongación o ausencia de la conciencia después de la muerte. Vivir es un proceso, su fin natural está en la combustión-oxidación de la materia corpórea, pero entendiendo que somos más que eso.....
:)

fran rubio dijo...

La materia corpórea, al ser materia y corpórea, está suficientemente entretenida en tantos y tan diversos procesos de creación, extinción y transformación que acaba atrapando al ser consciente que la habita, en una maraña de malosentendidos acerca de la propia existencia que lo aleja (al ser consciente) de su verdadera naturaleza. Unas preguntas aparecen:

1. ¿Cómo es posible que ocurra algo en absoluto?

2. Y ya que sabemos que algo ocurre (cuán extraordinariamente raro es eso), ¿porqué tenemos tanto miedo a no existir, si el sujeto que se da cuenta de la existencia no es una realidad material y corpórea, sino la propia existencia?

3. ¿Quién no está existiendo ahora?

huelladeperro dijo...

¡Qué emoción! dos doctores en mi consulta...

No crea, Dr Krap que soy tan culto...
Así que buscando a Guy D. encontré (bendita wikipedia) que había colaborado con Cornelius Castoriadis. ¡Y este sí que lo conocía! Y qué desilusión me he llevado aprendiendo que lleva ya unos años muerto...
pero no se equivoque, mi interés no era intelectual, solamente estadístico. La segunda es buena pregunta, Y yo con su permiso la hago extensiva a toda la humanidad ¿Cuánt@s vivimos?

Sí Dr Frank, pero yo lo que quería poner de relieve era precisamente lo contrario:
A Pesar de las estadísticas la duración de la vida válida de una persona es la misma hoy que hace dosmilquinientos años. EXACTAMENTE.

Fran Rubio: La revolución del espíritu la ponemos en marcha todos los que pensamos todos los días.

Gen No creo que sea posible. El universo es fractal, no digital (no al menos al nivel de sinápsis) y luego está una cuestión digamos que topológica: nuestras neuronas tiene un axón y miles de dentritas; y una estructura tridimensional. Los ordenadores son vulgares máquinas deTuring que buscan secuencialmente una información.
¿Sabe Vd, señor Gen, salir de un punto central de Konisberg, y cruzando una sóla vez los 7 puentes de la ciudad, volver al punto de partida? Los ordenadores no saben.

en todo caso, tienes razón, el que uno elija entre ser digital o noia es personal... ;-)

Mademoiselle P : Sí. Y aun querría decir más: mientras yo (y digo yo donde quisiera decir el H) no sea capaz de repetir los prodigios que otros hombres han hecho, sean estos los que sean, desde recuperarse de enfermedades mortales hasta escalar en 5 minutos 200 metros de pared extraplomada de 6º grado, bucear en apnea a más de 100 metros o ralentizar el corazón al ritmo de 1ª pulsación cada tres minutos, no me sentiré digno de vivir más de lo que me está dado vivir... aunque lo intento... lo intento...

Fran (2): Yo diría que la conciencia, que sin duda vive feliz en su propio devenir, debe más bien extrañarse de la existencia de esa cabrona de materia corpórea, que se resiste pegajosamente a sus deseos, y que exige para ser movida de un verdadero esfuerzo (PATHOSO)
Eso, (el sufrimiento, la resistencia de la materia) debe ser lo que hace dudar al sujeto (vos o yo) de su propia eternidad, y le hace resistirse a la propia finitud.

fran rubio dijo...

Muy interesante la relación sufrimiento-resistencia de la materia. Lo que no parace saber el cuerpo, es que el sufrimiento es inversamente proporcional a la frecuencia vibratoria de la materia.

Gen dijo...

es el hombre el que no sabe... no las máquinas.... Las máquinas son el hombre.