07 mayo 2007

El Poder de las Palabras

SON AMIGOS; se quieren, se entienden, se complementan, se sienten cómodos juntos.
Se respetan; no se exigen nada
No prometen nada

Son misántropos, discretos; SON AMANTES.

Nunca han dicho nada de lo suyo.
Sin embargo, todos en el pueblo se empeñan en llamarlos novios

7 comentarios:

un árbol dijo...

:)

Qué manía, oiga!!
A mi madre le pasa igual. Cuando le hablo de un amigo, se lleva las manos a la cabeza.
Como si hubiera que dar explicaciones.

Un beso.

mademoiselle P dijo...

tssss
et puis, d'abord, de quoi je me mêle? non, mais c'est vrai ça, de quoi je me mêle?! (no me acuerdo el nombre de esta chica que canta "cristina", pero es bien filosofa ella jejejeje)

Phanfarl dijo...

si el que el catolicismo nos pesa mucho, mucho

Zooma dijo...

Que digan lo que quieran...


Solo los dos sabeis donde se encuentra el momento...

huelladeperro dijo...

Pues eso!!!
:-)

Anónimo dijo...

Si...que manía tan absurda esa de tener que calificar las relaciones. A veces incluso por parte de nuestros mismos amigos, compañeros y/o amantes.
Tuve una vez un amigo que me preguntaba todas los días eso de "pero..¿nosotros que somos exactamente?" ¡¡Que horror!! ¿eso como se puede saber? ¿que significa exactamente eso de ser novios? Parece que necesitamos ponerle a todo lo que nos rodea la etiqueta oportuna, no entiendo bien la razón.
A mi me gusta llamarle, si acaso, compañero, que a mi parecer responde mejor al hecho de compartir algo (el tiempo, el sexo, el cine, los abrazos, las risas...)
En fin...¿qué mas da? :-P

Gen dijo...

y este seguro seguro seguro que sí