31 marzo 2008

sentir


Sentí cuando murió el Papa.

Sentí a Zapatero pensar para nosotros cuando ganó estas elecciones (¡desde Valencia!).


Sentí el tsunami.
Sentí el tsunami.
Sentí el tsunami.

Sentí la otra noche, hace ya varias semanas, a un amigo pedirme paso tocándome la barba.

Siento siempre a mi amigo perro. Y siento también a su ama que huyó de mí hace 3 años. Aunque Diógenes ya casi no la siente. Y es para mí doloroso porque para ella es doloroso.

Y siento con frecuencia a mi hermana, a mi madre y a mi amiga.

Y esta navidad desilusioné a alguien que esperaba recibir noticias mías. Ya piensa en mí menos seguido, con un fondo de tristeza desolado. Y aún así lo siento.

Y os he sentido a muchos de vosotros, a casi todos, esperando mi respuesta a un post, o mi comentario a un coment vuestro...

12 comentarios:

un árbol dijo...

Ya... pues nada, parece que lo sientes y te petrificas, o algo así??

Que no sufras. No puedes andar de enfermero de todo el mundo.
Sobre todo, cuídate mucho.

Toma un besote!

Gen dijo...

Uf... Quien me dijo hasta nunca en el mundo de los despiertos se aparece en el mundo de los sueños y de la telepatía. Y es de otra manera. Y mi abuelo muerto vibra y me explica y me hace comprender. Y me llevan hasta donde puedo soportar. Y tú y tantos y la misma Tierra y lo que parece inerte... y desde el pasado y desde el futuro. Y tengo miedo y valor y a veces es demasiado y a veces quiero más.

COño, a mi también me abandonó mi perro. La última vez que lo sentí, sentí que estaba contento, con otros perros. Me alegro.

P dijo...

y los abrazos y los lametazos de petite soeur, los sientes, perrito?

Huella de Perro dijo...

Bien souvent, chère P, bien souvent.

Le Chien un peu perdu dijo...

Pero este post es, aunque no lo parezca, una especie de patada en los cojones que me doy a mi mismo,
porque efectivamente, estoy sintiendo cada vez menos, y es que me he acomodado y quizá no estoy haciendo exactamente lo que debiera, y es tan estrecha la frontera entre el caminar voluntarioso y la autocomplacencia que pueden pasar muchos meses sin que me de cuenta de que la he vuelto a cruzar.

huelladeperro dijo...

codonyeret responsable de tantos membrillos:

Como no he encontrado todavía al cerebro de este universo para decirle:

¡Es tu responsabilidad!

pues me hago cargo de lo que puedo, eso sí, sin agobiarme, (no nos conviene a nadie, que entonces rindo menos)

Otro besote pa tí

Huella de Perro dijo...

Por cierto, árbol-que-lees-los-post-en-diagonal:

Yo no hablaba de compasión, sino de telepatía..

Besotes

El Can dijo...

¡ÁRBOL!

Noté el Tsunami;
noté la muerte del Papa;
Noté a Zapatero dirigiéndose a nosotros en silencio de su cabeza,
Noto a Diógenes, a mi familia etc...

Princesa cafeinómana dijo...

Yo noté que mi amiga estaba embarazada. Igual es por alguna mentirijilla que dijo. Pero me pareció muy chuli.

un árbol dijo...

Vale!!!

Es que tengo cobertura baja!!!

Entre sentir y notar hay cierta diferencia, aunque en este caso...

Bueno, que hay cosas de las que no quiero hablar.

Sé que hay maneras de comunicarse sin hilos :)

No quiero tocar este tema en público, ya me ha traído bastantes problemas.

Besos, perro.

un árbol dijo...

Y... mi primer comentario es tan válido ahora como antes de tu "aclaración". Que lo sepas.
Muá.

Anónimo dijo...

Quizá esos sentires sirvan para que no olvidemos que a veces, aunque cueste, es bueno esforzarse un poquito para hacer felices a los demás y demostrarles que nos importan. Aunque sea una vez al año. ¿no?

Se puede hacer tanto bien con un simple saludo, una carta, o un abrazo, y es tan facil...

Muchos se excusan en la autenticidad, alegando que solo hacen las cosas cuando les sale de dentro. Vale.

Pero prefiero creer en el pequeño esfuerzo, porque se puede hacer mucho daño con la indiferencia o el abandono. A veces se hace tan incomprensible que se vuelve aterrador.