12 enero 2008

Nos enseñaron esto:

Pero la realidad se parece más a esto:










Y alguien tenía que decirlo...

9 comentarios:

maki dijo...

variedad para distinto valor de coheficiente. aunque despues la realidad va a ser solo una fantasia o una leyenda. pero es mejor mostrar las cosas sin rodeos huella.

maki dijo...

tal y como tu dices

Gabriel Antón dijo...

mmm...sí. De todos modos los cambios cuantitativos, a partir de un cierto nivel, producen saltos cualitativos. Hasta el punto de que en una misma serie creciente pueda haber elementos completamente diversos.

Saludos

M.Suspendida dijo...

Mi poca comprensión del post me hace pensar: Creo que soy pariente del titi plateado..

plop

huelladeperro dijo...

Ya... la cosa es que nos engañaron.
Nos hicieron creer que el hombre era superior y para sostener eso falsearon datos objetivos, como el tamaño y composición del cerebro.
Fíjate en el primer dibujo: el cerebro de un delfín es apenas tan grande como el de un macaco, que pesan entre 3 y 18 k, y consiste casi exclusivamente en cerebelo y bulbo raquídeo, sin nada del córtex donde, aparentemente residen las facultades superiores del espíritu.

la realidad (como puede verse en los dibujos dos y tres) es bien distinta: El cerebro de un tursión (el delfín más común, el más sociable, el de los acuarios, Flipper, vamos) es más grande y más pesado que el del ser humano, y tiene mucho más córtex, la capa más externa del cerebro, por que está mucho más plegado.

Si la inteligencia y las facultades mentales residen en el cerebro; como acepta mayoritariamente (muy mayoritariamente) la comunidad científica, es evidente que tenemos algunas preguntas que hacernos...

un árbol dijo...

Ya...
Quizá sea cuestión del cómo se usa, no?
De la necesidad de usarlo.

Pero soy profana en estos asuntos y no quisiera decir tonterías, así que me callo, te mando un beso, te acaricio el lomo y me voy para volver en cualquier otro momento.

Cuídateeeeee :)
Guau!!

Gabriel Antón dijo...

Bueno, esta vez sí me despido. Cerré el blog, y ahora es para siempre. Hay un tiempo para todo, y a mí no me queda tiempo para nada. Las circunstancias apremian.

En fin, agradezco tus visitas, y aunque mi alter ego Gabriel Antón se disolverá con su blog, yo seguiré leyéndote. Estuve mirando tus inicios, y me encantan los posts iniciales.

Un abrazo, tío. Sigue así!

Huelladeperro dijo...

Gracias por todo, Gabriel Antón,
Fué un placer tener un contacto tan estrecho contigo. Tú y tus circunstancias (chicas raptadas o lo que sea), sereis siempre bien recibidos en mi casa, Un abrazo.

Mujer con piernas dijo...

También se puede hacer una comparativa de corazones, y otra de los higados, porque hay por ahí cada elemento con uns hígados...que ni te cuento.

Un saludo