27 noviembre 2007

Toda la enseñanza socrática (y platónica) sobre el bien y el mal se podría resumir en esta frase:

EL MAL ES EL ERROR

Que dos milenios y medio después sigue vigente.

12 comentarios:

Gabriel Antón dijo...

Tal vez, pero.. ¿podría rebatirse?

Ése es su mérito.

Un saludo

huelladeperro dijo...

Eso es lo que quería decir.

Desde el punto de vista formal, una sentencia irrebatible quizá no sea necesariamente cierta, pero conviene no despreciar la posibilidad de que lo sea. Aunque, claro está, no tiene por qué ser la única verdad.

Desde la dinámica vital misma,
yo elijo, y parece que así elijo con muchos; los más dignos y que más hondo pensaron; una mayéutica que aplico sobre el mundo después de experimentar en mí que disolviendo mis errores me alumbro como bueno.

Me alegra mucho verte por aquí

Gabriel Antón dijo...

Apuntaba antes sarcásticamente la posibilidad de que ese dogmatismo o infantilismo que denunciabas sea la causa inicial por la que dos milenios y medio después sus argumentos sean irrebatibles para nosotros (como niños con miedo a lo malo...)

quizá el q apuntas ahora sea, efectivamente, el mejor (¿el único?) punto de vista cabal: el verdadero saber moral sólo se alcanza por medio de la experiencia.

Un placer volver a tu espacio y ver que sigue así de interesante

P dijo...

yo no creo que exista una verdad unica, mas bien no me cabe en la cabeza; pero bueno, tampoco me cabe la idea de lo que el universo era antes del big bang y como es que si no existia "nada" fuera del infinitamente denso y concentrado punto, pudo haber expansion y seguir habiendola ahora.. y eso no significa que las cosas no pasaran de esa forma.... aunque....
Bueno, la cosa es que "el error" es para mi un enorme bien en tanto soy capaz de aprender de él.
Su condicion de "mal" le viene solo cuando no es fecundo y eso depende del hombre que lo vivencia, no del error en si mismo (porque de todas formas los sucesos solo tienen calificacion moral en funcion de lo hombres)

besitos le chiot :)

LêA dijo...

de todas maneras, el error (mal) es necesario, inevitable, y gran maestro creador de nuestros aciertos (y bondades) presentes y futuras...

salutis

Diana dijo...

Pero...
¿Cómo saber cuál es el error? O más aún:
¿El error existe?
La vida y el mundo y lo que nos rodea y nos pasa es un conjunto de hechos que no se pueden entender de forma aislada, sino que se encuentran relacionados, concatenados, es una larga secuencia donde una cosa lleva a otras y estas a otras y estas a otras. No es que sea determinista, y no creo en el destino, pero hasta ahora no he encontrado un refutación congruente para la idea de que todo es efecto de una causa y causa de un efecto. Bajo esta perspectiva, el error no tiene lugar, y si el mar es el error, entonces no existe el mal.

myg dijo...

lo que no muta por algún motivo será, díselo sino a los caimanes.

Pareidolia dijo...

Pues no sé qué decirte,el error no es siempre el mal, también nace de la ingenuidad y el ser ingenuo no es malo, sino inocente y sin mácula, sin maldad. No quiero pensar que soy mala por haber cometido tantos errores. No me gusta hablar tampoco de errores, no existen, simplemente son opciones que no te hacen feliz o triunfante.
Un abrazo

mademoiselle P dijo...

perrito dondestas?
guau guau guau
(me voy de vacaciones y queria pasar a decir chao)

Gabriel Antón dijo...

No puede ser esto.

Cuando yo vuelvo, tú... desapareces. ¿Y Diógenes qué dice?

Un abrazo. Feliz Año!

Antígona dijo...

Tal vez la primera versión de aquel "Nunca se hace mal a sabiendas" que siempre me gustó.

Ay, demasiado tiempo hacía que no me pasaba por aquí.

Salud para ti y tu Diógenes.

¡Un beso!

maki dijo...

y aveses el error exacto se convierte en el raro don