29 abril 2007

Salen de manicomios de perfiles indefinidos; de matrices cálidas y húmedas donde flotaban satisfechos; de las cloacas malholientes de las ciudades; bajan de las montañas más altas, descalzos, envueltos en sus pieles de yerbas ralas; avanzan desde los profundos desiertos, cargados de sal y arena, acostumbrados a no beber; surgen gateando de las entrañas de la tierra, escupiendo barro, la boca llena de gusanos; llegan nadando a la playa, con el corazón todavía atrapado en los castillos de coral, y el alma en los abismos oceánicos; se descuelgan de las azoteas, donde convivían con los gatos; se desploman por los abismos; saltan de las nubes; se caen de la luna; se levantan de las tumbas, donde tanto tiempo durmieron; se trasladan a esta dimensión; aparecen de la nada; se liberan de los barrotes; escapan de las prisiones...

Ya están aquí; el ejército callado: los locos, los lúcidos, los atrevidos, los que quieren el amor pero no tienen miedo, los que amaron, los que sufrieron, los solidarios, los corteses, los compasivos, los que no quieren mandar, los que no se dejan, los que siguen vivos, los que Le echaron un pulso y no perdieron, los sinceros, los sencillos, los valientes, los coherentes, los que viven el miedo, los que viven la rabia, los que avanzan, los que se equivocan, los que aprenden, los que saben, los que enseñan, los que comparten, los que se entristecen, los que ríen, los que caminan solitarios por los bordes del abismo...
Los Místicos, Los Anarquistas
Los Nuevos Hombres
Los Libres
Nosotros

4 comentarios:

Zooma dijo...

Creo que nunca marcharon,
marchamos.
Pero en días de fuerte viento
es imposible escucharlos,
escucharnos.
Regresan a un lugar
del cual nunca partieron,
partimos.

Me ha gustado tu texto.

besos perrunos!

Gabriel Antón dijo...

aquí estamos
y con la cabeza bien alta
los puños apretados
las mandíbulas tensas
las neuronas al límite
los sentimientos desbordados
y la vida nueva

un árbol dijo...

Perdóname el cachondeíto... tu texto (precioso, vaya eso por delante) me ha recordado a un anuncio antiguo de un archiconocido refresco de cola.

Beso :)

huelladeperro dijo...

Sí, yo también pensaba en él mientras escribía la segunda parte...