12 marzo 2007

Todos somos iguales, pero de pequeños, más iguales.

La necesidad de un bébé es parecida a la de otro bébé. La saliva, la caca, el olor, son casi siempre intercambiables. Teta por teta todas dan leche, y el pequeño eso necesita. El placer viene de los mismos lugares, de los mismos órganos, y sirve para lo mismo.

Ea, ea, ea, calor, olor a leche, sudor materno, los niños se acunan todos igual.
Crecemos, nos diferenciamos, la vida nos da palos, nos moldea. A unos nos daña más, a otros menos, pero a todos nos cambia. Cada vez nos parecemos menos a nosotros mismos, al fondo original, unitario.
Excrecencias mentales; físicas, tejido cicatricial entre las neuronas, quemaduras, abrasiones, ganglios inflamados, exceso de bilis, gestos torcidos, tics, cojeras, rigideces, hiperlaxitud...
Y también, pero quizá en menos:
especialización, creatividad, arte, genio, nuevas capacidades...
Los hombres; algunos hombres, avanzan por los caminos de la vida forjando su propia materia para darle utilidad.
Es el camino. Pero cada vez más solos; en aquella senda. Por eso nos duele tanto dejar la infancia, o compartir intimidad con otro adulto, tan distinto, él también...
Tan distintos, todos...
Que ya no nos reconocemos.

5 comentarios:

Âme Noire dijo...

Real ¿Para que más?

mademoiselle P dijo...

en un pequenio acceso a internet paso a saludarte cher frere :)

sabes la idea que tengo yo? que en plena infancia -pero esa como de los 6, 7 anios- uno es de una forma que comienza a diluirse entre "educacion", comapnieritos de colegio crueles, invasion intelectual, etc y luego viene esta etapa de mutacion profunda de la adolescencia y se cambia muchisimo y luego se comienza la adultez y uno no se reconoce mucho y, como dices tu, menos aun a los demas, pero yo siento, yo creo que en un minuto existe un regreso, una vuelta a la base, un punto en el que no podemos ser nada mas -ni menos- de lo que realmente somos y regresamos a la estructura que nos distinguia y conformaba en esa infancia... Yo volvi a ser esa ninia callada pero ahora se "defenderme", entonces deduzco que la cosa debe ser tomar lo bueno, la "leccion util" de cada etapa. bueno, je ne viens pas de découvrir lamerique hein, pero es bueno cuando uno, por sus proipios medios, llega a esas conclusiones basicas.
Hasta una proxima vez, querido can (que espero no sea tan distante de hoy)
P

lokura dijo...

o tan iguales que a veces...damos miedo.
En el fondo todos levantamos los mismos muros y todos se derriban de la misma manera. Solo es cuestion de tiempo.
Un placer descubrirte sin duda, un lugar lleno de principios.

huelladeperro dijo...

Âme Noire:
Si, es asombroso

Lokura:
Pero es curioso que a pesar de ser tan iguales todos vivimos nuestra pequeña experiencia en un rinconcito, privadamente. Quizá en el fondo todos seamos lo mismo y no estemos más que experimentando todas las variantes de cada emoción. Pero nos estamos pasando de la psicología a la metafísica.
Sé bienvenido, bienvenida, (comenta donde quieras, tengo un chivato que me avisa) ;-)

Mademoiselle P :
Sí, y quizá lo importante sea que esa lección la podamos llevar a ese niño que vive en nosotros para ayudarlo a crecer, libre y flexible, con el camino ya despejado.
Plaîsir de te retrouver, ptite soeur :)

Phanfarl dijo...

Es bonita esa de idea de que todos seamos lo mismo pero que cada uno esté viviendo la variante de cada emoción. Esa distancia, larga o cercana, importa en la medida en la uqe podemos salvarla o no, si hay muros, si hay comunicación.

En cuanto a la esencia de la niñez, esto quizás sea un mero recuerdo infundado por mi necesidad nostálgica. realmente ahora me siento más yo, en mi infancia, pesaron demasiado los modelos a seguir y las normas. Ahora soy más yo, más todos, estoy llena de influencias, que me confunden con los demás. Más lejos de ellos o de lo que fui?